Mirtha Montoya López

Abogada por la Pontificia Universidad Católica del Perú y Master in Law (LLM) por University of Minnesota Law School

* Editado por David Andrés Mayorga

Estudiante de Derecho de la Pontificia Universidad Católica del Perú

 

Este trabajo busca realizar una crónica sobre las protestas que comenzaron en la ciudad de Minneapolis y terminaron esparciéndose en EE.UU. y alrededor del mundo; así como brindar un pequeño análisis sobre las razones de la protesta, y sus consecuencias inmediatas.

Santuario creado en el lugar donde George Floyd fue asesinado. Fuente: Star Tribune. 

Protestas en la ciudad de Minneapolis.

El lunes 25 de mayo del 2020, George Floyd, un hombre afroamericano, fue restringido brutalmente en el barrio de South Minneapolis, Minnesota por un policía de tez blanca, el motivo fue una llamada al 911 que hizo el dueño de la tienda Cup Foods, y señaló que Floyd trató de usar un billete falso de $20 dólares. La policía respondió al llamado y al llegar sometió a Floyd, esposándolo y apoyándolo  contra el suelo. Una transeúnte grabó con su celular el brutal ataque y lo compartió en redes sociales, viralizándose rápidamente. En él se muestra a cuatro oficiales, entre ellos Derek Chauvin, quien con su rodilla mantuvo presionando el cuello de Floyd durante 8 minutos y 46 segundos, mientras que los otros  policías observaban. En el video se puede escuchar a Floyd exclamando “Please, I can’t breath” “Mama help me” (Por favor, no puedo respirar; Mamá ayúdame). Los policías llamaron a una ambulancia para conducir a Floyd a un hospital, sin embargo, mientras se encontraba en la ambulancia falleció y, según el examen de autopsia, la causa fue por asfixia.

En el recuento de cámaras de seguridad, no se muestran señales de resistencia a la policía de parte de la víctima, lo que no justificaría el uso de la fuerza por inminente amenaza en contra de los policías. A Floyd lo mataron de la manera más brutal e inhumana; su muerte fue grabada y, por la frialdad con la que actuaron sus victimarios, el video se convirtió en tendencia  de redes sociales. La táctica utilizada por Chauvin, el policía asesino, se usó en otros casos de abuso policial, no obstante, según el Departamento de Policía, no es parte del entrenamiento que ellos reciben.

Vivo en Minneapolis ya más de cuatro años. Esta ciudad y el Estado de Minnesota se sienten orgullosos de ser una comunidad progresista, liberal, inclusiva y con bajos índices de criminalidad. El ciudadano promedio se siente seguro y la mayoría se muda a este estado para empezar una familia y vivir una vida confortable. Sin embargo, la muerte de George Floyd creará un antes y un después.

Al día siguiente que el video se propagó por redes sociales, de manera espontánea se convocó a una marcha pacífica para protestar por la brutal muerte de Floyd y exigir justicia. Tuve la oportunidad de asistir a la marcha, el punto de encuentro fue el lugar donde George Floyd murió, la tienda llamada Cup Foods. La convocatoria fue exitosa y el grupo humano fue uno de los más diversos que vi en esta ciudad, afroamericanos, caucásicos, nativo americanos, latinos y somalíes salieron con sus máscaras para respetar las reglas de la Pandemia. Llegaron en bicicletas, carros, patinetas y a pie. Se calcula que más de dos mil personas asistieron a esa primera protesta.

La dinámica consistió en gente pacífica sosteniendo carteles con “No Justice, No Peace”, frases en las ventanas de sus autos y casas, vecinos colocando pequeños carteles sobre “Black Live Matters” en sus jardines y la entonación al unísono de una frase que quedará en la historia “I can’t breath”. Sin embargo, hubo momentos tensos donde la policía fue atacada con botellas de agua y piedras, a lo que ellos respondieron con bombas de gases lacrimógenos. Más tarde, ese mismo día, un grupo atacó un vehículo de la policía en el centro de la ciudad de Minneapolis. La respuesta del Departamento de Policía de Minneapolis por el descontento de la población fue despedir a los cuatro oficiales implicados. Sin embargo, no fue suficiente. Es así como comenzarían una serie de violentas demostraciones en Minneapolis y los Estados Unidos.

La intensidad de las protestas se prolongó del martes 26 de mayo hasta el lunes 1 de junio, pasado ese día aún existieron pequeñas y pacíficas protestas. Los incendios y saqueos comenzaron el día miércoles 27 de mayo. Un grupo de personas incendiaron un Auto Zone [1] y saquearon un Target [2] en la intersección de Lake Street y Hiawatha Avenue. Ese mismo día, otros incendios y saqueos se expandieron a otros  pequeñas tiendas y centros comerciales, el malestar de la gente empezaba a manifestarse a través de los disturbios.  Sin embargo, al día siguiente  los incendios y saqueos golpearon la zona de Lake Street, algo contradictorio si es que se tiene en cuenta que este pequeño barrio es un corredor donde inmigrantes y emprendedores de las distintas comunidades minoritarias tienen restaurantes y pequeños negocios. Este acto causó mucha indignación entre los Minesotanos. Los vídeos y las fotos de edificios siendo incendiados conmocionaron a los ciudadanos hasta las lágrimas y posiblemente dejará un trauma en esta comunidad.

Para entonces todos se preguntaban ¿Dónde está la Policía?

Según el alcalde de la ciudad de Minneapolis, Jacob Frey, todos los policías de la ciudad se encontraban resguardando lugares estratégicos para evitar que estos sean incendiados (supermercados, hospitales y otras localidades estratégicas por combatir la Pandemia). Muchos criticaron la estrategia del alcalde.

Para el viernes 29 de mayo, la realidad tenía dos facetas: protestas pacíficas con la luz del día, y saqueos e incendios por la noche. Y fue este día en el que la Tercera Delegación Policial de Minneapolis, a la cual pertenecían Chauvin y los otros tres policías, fue incendiada completamente. La imagen de la Delegación  prendida en llamas era un símbolo en sí misma, era la forma en cómo las personas traducían su indignación producida por la muerte de otro afroamericano a manos del racismo. Se armó un grupo alrededor del incendio que para ellos era un símbolo de justicia; lanzaron fuegos artificiales, se escuchaba música hip-hop, hicieron grafiti alrededor y saquearon los negocios cercanos. El alcalde Frey, en su conferencia de prensa esa madrugada, dijo “Brick and mortar is not as important as life” (Los ladrillos y el cemento no son tan importantes como la vida). Con esas palabras el alcalde envió el mensaje de no confrontación con los revoltosos y protestantes; y hasta ese momento, la protestas en Minneapolis no habían dejado ningún muerto, solo algunos heridos por balas de goma y gas lacrimógeno.

Incendio ocasionado en un edificio de viviendas asequibles. Fuente: Star Tribune.

Pero la situación en Minneapolis empezaba a ponerse fuera de control, el presidente Trump en unos de sus tuits acusó al alcalde de su “débil” liderazgo. Para entonces el gobernador del estado, Tim Walz, llamó a la Guardia Nacional; era la segunda vez en la historia de Minneapolis que los militares tomaban control de la seguridad de las calles; se inició un toque de queda entre las 8 pm hasta las 6 am.

A pesar de tener a los militares en las calles vigilando lugares claves, como el Capitolio en Saint Paul [3], y el cumplimiento del toque de queda obligatorio, las movilizaciones continuaron sin respetar las restricciones y los disturbios se siguieron repitiendo. Sin embargo, la noche del sábado comenzaron los arrestos. En el reporte del gobernador Walz, este indicó que el 20% de arrestados no eran residentes de Minnesota, sino que existían grupos que se estaban movilizando para protestar y causar desorden en la ciudad. Se empezó a correr el rumor de que grupos radicales de izquierda, anarquistas y la misma Antifa [4] habían llegado a Minneapolis para causar los disturbios; incluso y sin prueba hasta el momento, circularon vídeos de hombres blancos vestidos de negro y encapuchados tratando de iniciar incendios, alegando que pertenecían a grupos supremacistas blancos.

Para entonces, las protestas se empezaron a esparcir alrededor del país. Los Ángeles, ciudad con una historia similar en el caso de Rodney King [5], New York, Atlanta, Chicago, Dallas y muchas más se sumaron con protestas pacíficas de día, e incendios y saqueos por la noche. En el mapa se puede ver que alrededor de 75 ciudades en Estados Unidos se unieron a la protesta y 10 estados activaron la Guardia Nacional. Las imágenes más impresionantes se dieron en Washington D.C. con incendios y saqueos alrededor del Capitolio y la Casa Blanca apagando sus luces completamente mientras agresivas protestas se daban alrededor. Que las manifestaciones hayan llegado al punto de obligar a la Casa Blanca a apagar sus luces, después de haberse mantenido prendidas ininterrumpidamente por más de un siglo, demuestra las verdaderas dimensiones de las protestas.

Hasta el momento se mantienen las manifestaciones pacíficas, toques de queda y presencia de la Guardia Nacional en algunos de estos Estados incluidos Minnesota.

Fuente: The New York Times Graphics Department. NYT Graphics

El desborde de las Protestas y sus consecuencias inmediatas.

El contexto de Pandemia agravó la precaria situación social y económica en la que muchos ya se encontraban. Según el U.S. Bureau of Labor Statistics (La Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos) el nivel de desempleo podría llegar al 20% [6], es decir cerca de 26 millones de personas perdieron su trabajo debido a la Pandemia. Por otro lado, economistas indican que estas cifras son solo comparables con la Gran Depresión que vivió este país en 1930; además, el Centers for Disease Control and Prevention (Centro de Control y Prevención de Enfermedades) reportó que el virus COVID-19 afectó más a las minorías raciales, entre ellas la población Afroamericana. En este sentido, el 33% de los pacientes hospitalizados son Afroamericanos [7], cuando ellos constituyen el 13% de la población de EE.UU.

Siguiendo por esta línea, las escuelas públicas hasta el momento se encuentran cerradas, lo que lleva a tener niños dentro de casa todo el día, y perder los desayunos y almuerzos gratuitos. Los deportes y actividades sociales que usualmente contribuyen a la salud mental de la población americana se encuentran temporalmente cancelados. Es decir, el país en su conjunto ya se encontraba viviendo un periodo de tensión.

A lo que se suma previamente a la muerte de Floyd son los asesinatos de Breonna Taylor y Ahmaud Arbery [8], siendo los casos más sonados en lo que va de este año. No obstante , la manera en la que murió Floyd es una remembranza del linchamiento público en los tiempos de esclavitud para muchos; es por este motivo que su asesinato fue la gota que derramó el vaso del hartazgo y frustración en la que viven muchos. En palabras de Martin Luther King Jr., muy recordado en estos días, “A riot is the language of the unheard” (el motín es el lenguaje del no escuchado).

El recuento de los daños en las Ciudades Gemelas (Minneapolis y Saint Paul) tienen dos dimensiones: una del trauma emocional y otra de infraestructura. Pues, se habla de un trauma propio al vivir en una zona de guerra por casi una semana, con helicópteros rondando durante 24 horas y presencia militar; inclusive se han abierto líneas gratuitas de ayuda emocional y psicológica para aquellas personas que se sienten afectadas. Los daños a la infraestructura son principalmente en negocios, al menos 379 negocios fueron destrozados, saqueados o rotas puertas y ventanas; y, al menos 65 de ellos, fueron completamente destruidos por el fuego [9].

Las primeras respuestas inmediatas a los incendios y saqueos vinieron de la comunidad blanca. Se podría decir que, dentro de la dinámica de protesta pacífica, luego de los incendios y saqueos, al siguiente día grupos de familias, vecinos o amigos se acercaban a las zonas vandalizadas para “limpiar”. Muchos de ellos llevaban escobas, recogedores, bolsas de basura y recogían vidrios rotos, limpiaban paredes o clasificaban lo que salía del edificio destrozado; otros grupos ofrecían comida y agua gratuita a protestantes y voluntarios. Tuve la oportunidad de conversar con ellos, y debido a que todos estos incidentes fueron televisados o vistos en línea en las redes sociales, me expresaron que sintieron la necesidad de hacer algo por la ciudad que tanto quieren, de no quedarse de manos cruzadas mientras la ciudad ardía en llamas; por ello, se organizaron para ayudar con la limpieza. Otros, me comentaron que era la primera vez que visitaban zonas como Lake Street, y que les hubiera gustado tener la oportunidad de ver ese barrio antes de que sea incendiado. Cabe resaltar que los voluntarios no eran solo blancos, pero sí en su mayoría.

Personas limpiando en las mañanas siguientes a los disturbios nocturnos en Minneapolis. Fuente: Star Tribune. 

Otra de las consecuencias luego del despido inmediato de los cuatro oficiales del Departamento de Policías de Minneapolis, fueron los cargos presentados y el arresto de Derek Chauvin por asesinato en tercer grado y homicidio involuntario. Estas acciones no calmaron los ánimos de las protestas, ya que lo que se quería era ver a los cuatro policías en la cárcel y al principal homicida con cargos de asesinato en primer grado. Finalmente, el jueves 4 de junio, el Abogado General del condado de Hennepin indicó subir los cargos por asesinato en segundo grado contra Chauvin y presentar cargos por complicidad contra los otros tres oficiales. Es la primera vez en la historia de Minnesota que policías son sancionados por la brutalidad de sus acciones. Muchas medidas fueron tomadas en contra del cuerpo policial, instituciones educativas como la Universidad de Minnesota decidieron romper cualquier trato sobre la seguridad de sus instalaciones, el Departamento de Derechos Humanos de Minnesota empezó una investigación y presentó cargos por violación de Derechos Civiles contra el Departamento de Policía de Minneapolis.

Asimismo, se han creado en la ciudad diversos fondos económicos para apoyar a los pequeños negocios y emprendedores afectados por los ataques. Muchos individuos y organizaciones iniciaron campañas de donaciones de dinero usando plataformas como Gofundme.com; hasta el momento se han donado 2 millones de dólares para la reconstrucción de Lake Street. Organizaciones no gubernamentales e iglesias se organizaron para la entrega de alimentos, asimismo, se decidió brindarle ayuda a las comunidades afectadas debido a que los centros de abasto fueron quemados. Incluso la Universidad de North Central de Minnesota creo una beca para estudiantes afroamericanos denominada George Floyd.

Reflexión final

El mundo quedó conmocionado por la forma brutal en la que Floyd murió, pero también por la contundente respuesta en las protestas. En este momento en los EE.UU. muchos se encuentran reflexionando personalmente, en grupos, en redes sociales y otros foros sobre qué significa ser racista, qué es ser anti-racista, qué es el privilegio de ser blanco, qué es ser una persona de color en los Estados Unidos, qué reformas necesita la policía y otros. Puede que haya sido necesario llegar a este extremo para por fin despertar conciencia en la sociedad americana.

Este brutal asesinato representa en su forma más cruel la discriminación sistemática contra la comunidad negra comenzando por la policía y el sistema judicial, así como, el dolor, opresión y segregación que esta comunidad sigue sintiendo y viviendo después de 400 años. Las expresiones pacificas de lucha por los Derechos Civiles de Martin Luther King Jr., deportistas de fútbol americano arrodillándose en son de protesta ante el himno nacional, y todos los esfuerzos del movimiento de Black Live Matters no fueron suficiente. La sociedad americana en su conjunto se ha expresado y no solo piden justicia para Floyd y otros muchos asesinados en similares circunstancias, sino que también empezaron a reclamar por un cambio en el sistema en el que viven. Que este brinde acceso a servicios básicos como salud y educación. Que pare la criminalización contra personas de color.

Muchos dicen que ser negro en América es una condena de muerte. Estos últimos años lo han demostrado. De nuestra parte, más que ser espectadores nos toca ser aliados y dejar que sean líderes afroamericanos los que guíen, y apoyarlos y alentarlos. Pues son ellos quienes conocen mejor de sus necesidades y realidad. Los logros que consigan con su lucha ayudarán  a otras comunidades de color como la Latina. Se espera un cambio, muchos lo avizoran, pero lo más importante es que hay un grupo humano que salió a protestar por Floyd y se sintió indignado; un grupo que decidió salir a luchar contra el racismo. Porque el racismo puede ser indirecto e incluso televisado de manera humorística, pero, en su peor versión, el racismo mata, tal como lo hizo con George Floyd.


Referencias:

[1] Auto Zone es una franquicia de repuesto y servicios para autos en Estados Unidos, donde ocurrieron abusos contra otros afroamericanos.

[2] Target es una cadena nacional americana de tiendas por departamento con sede en Minnesota.

[3] El Estado de Minnesota tiene dos ciudades importantes una junta a la otra, Saint Paul y Minneapolis, ambas son denominadas las ciudades gemelas “the Twin Cities”. En Saint Paul se encuentra el Capitolio de Minnesota desde donde se maneja el gobierno de este estado.

[4] Antifa, es un movimiento de protesta política que comprende grupos autónomos afiliados por su oposición militante al fascismo y otras formas de ideología de extrema derecha.

[5] Rodney King, fue un hombre afroamericano quien fue golpeado brutalmente por la policía de Los Ángeles en 1992, ese suceso fue también filmado, lo que provocó incendios y saqueos como respuesta la brutalidad policial.

[6] “Deluge Continues: 26 Million Jobs Lost In Just 5 Weeks”. Fuente: https://www.npr.org/sections/coronavirus-live-updates/2020/04/23/841876464/26-million-jobs-lost-in-just-5-weeks

[7] El informe encontró que el 45% de las hospitalizaciones fueron entre personas blancas, que representan el 76% de la población. Y el 8% de las hospitalizaciones fueron entre hispanos, que representan el 18% de la población. Fuente: https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/need-extra-precautions/racial-ethnic-minorities.html

[8] Breonna Taylor fue asesinada a disparos por agentes del Departamento de Policía del Metro de Louisville en su propio departamento. Ahmaud Arbery fue asesinado a disparos por dos hombres blancos cuando se encontraba corriendo por deporte en Georgia. Su muerte fue grabada.

[9] “Businesses damaged in Minneapolis, St. Paul after riots” Fuente: https://www.startribune.com/

Dejar respuesta