Paisajes de propiedad en movimiento

0
424

Walter Coward, Jr.

Discurso de apertura
Asociación Internacional para el Estudio de la Propiedad
11ª Conferencia Mundial Bienal
Bali, Indonesia
Junio de 2006

Traducido del Inglés al Español por Carlos Antonio Martin Soria Dall’Orso, Ph. D.


 

Se ha escrito que “la sociedad hace la propiedad”.

De hecho, en todo el mundo, ya a través de largos períodos de tiempo, ha sido, y sigue siendo, un flujo continuo de las actividades humanas, destinadas a hacer, deshacer y rehacer la propiedad. Estos procesos universales de la propiedad en movimiento son, a la vez, dignos de estudio y merecedores de acciones con un propósito.

Permítanme comenzar con tres experiencias -¿o debería llamar a estos recuerdos?

Primero.
En la segunda mitad de 1969, hace casi 40 años, regresé a Laos por un corto periodo de investigación. Yo antes había pasado unos cinco años en Laos trabajando con una ONG en varios proyectos de desarrollo rural. Esta visita fue mi primera experiencia de investigación en Laos; y mi primer proyecto de investigación financiada después del Doctorado.

También fue mi esfuerzo inicial para entender los sistemas de riego desde un punto de vista sociológico. Viajé a la provincia de Sayaboury, en el oeste de Laos, para explorar un proyecto de riego que estaba siendo construido por el gobierno de los EUA. Dado que yo tenía cierta capacidad de hablar Lao, después de una sesión de información por parte de los ingenieros del proyecto, me aventuré en las aldeas que se beneficiarían del proyecto terminado.

Sentado en los pisos de bambú de casas del pueblo y hablando con los hombres de más edad y los líderes del pueblo, aprendí rápidamente algo importante. Una parte significativa del área proyectada a ser irrigada por el nuevo proyecto ya estaba siendo irrigada por los sistemas de desviación localmente construidos y gestionados. Pequeñas estructuras de desviación estaban en su lugar, los canales para mover el agua de estos puntos de derivación a los campos existían, las estructuras intra-campo estaban en su lugar para dirigir el agua según los arreglos necesarios y habían arreglos de organización -un comité de agua- que daban dirección a este esfuerzo local. En resumen, dentro del área del proyecto a irrigar se había sido construido y operado un Recurso de Uso Común. [CPR por sus siglas en Inglés].

Los ingenieros del proyecto eran, o  bien inconscientes de esta propiedad común, o si lo sabían, la descartaban como rudimentaria, ineficaz e inadecuada para la mejora de la producción agrícola.

Con los años, muchos otros investigadores de campo y yo encontramos que esta misma situación se repite en decenas de casos a través del mundo. Es un proceso que continúa en la actualidad.

Regímenes de propiedad diferentes colisionando – en este caso, la propiedad estatal y la propiedad común – con consecuencias esperadas e inesperadas. Muchos de ustedes, sin duda, han observado acontecimientos similares.

Segundo
En la década de los años 1990 trabajé con la Fundación Ford, con sede en Nueva York. Una de mis responsabilidades involucraba la gestión de donaciones en la zona rural de Estados Unidos de América EUA – y un lugar que me llamó la atención fue la zona norte del Estado de Nuevo México. El Norte de Nuevo México es una región montañosa de relativamente baja pluviosidad de las Montañas Rocosas del sur – y una población étnicamente diversa, incluyendo los nativos americanos, hispanos (personas cuyos antepasados fueron los colonizadores españoles de México) y los llamados anglosajones. El norte de Nuevo México se ha convertido en un destino turístico muy de moda, así como un lugar popular para una segunda casa y casas de jubilados.

Las formas de propiedad son igualmente diversas. Los grupos de indios americanos suelen acceder a la tierra y otros recursos naturales en común y esto continúa en la medida que pequeños restos de lo que una vez fueron vastas tierras nativas son ahora propiedad administrada por los gobiernos tribales. Los antepasados de los hispanos por lo general tenían parcelas privadas de tierras agrícolas que fueron irrigadas por las instalaciones de riego de propiedad comunal con derechos de agua comunales. Las tierras altas utilizadas para pastar animales y para el acceso a productos forestales eran recursos de propiedad común. Parte de esta propiedad común todavía existe – un humedal aquí, un parche de bosque allí – pero es minúsculo en relación con lo que fue en otros tiempos. En la imaginación de la población hispana está se extiende como un telar grande y es una materia de continua impugnación.

La gran mayoría de la antigua propiedad común – tanto de indios como de hispanos – se ha convertido en propiedad estatal [bosques nacionales, reservas de vida silvestre, etc.) o en propiedad privada – grandes porciones de los cuales son ahora propiedad de los anglosajones. Del mismo modo, en esta región seca, con recursos hídricos cada vez más estresados y con derechos de agua cargados de tensiones y desacuerdos, las comunidades hispanas, en particular, luchan desde hace mucho tiempo para proteger los derechos de agua de la comunidad, los mismos que el Estado está tratando de individualizar y cuantificar.

Esta es una segunda región donde la propiedad está en movimiento; se sigue construyendo propiedad y deshaciendo propiedad y, especialmente, entre la población hispana, los recuerdos de arreglos de propiedad anteriores son fuertes y motivadores.

Tercero.
Mis años de jubilación me han dado la oportunidad de estudiar temas de nuevas maneras. Yo tenía un interés especial en las zonas de montaña – con especial atención a cómo las actividades ambientales y de desarrollo están entretejidas. Por lo tanto, para explorar este amplio tema, he estado volviendo a un lugar; el distrito de Kullu – una parte del estado indio de Himachal Pradesh, en el Himalaya occidental – la que visité por primera vez en 1986. Esta notable región de alta montaña, que una vez que se integró en el comercio a larga distancia entre la meseta tibetana y las llanuras de la India, ha estado envuelta en profundos procesos de cambio en las dos décadas desde mi primera visita.

La agricultura ha desplazado la producción de cereales de subsistencia en favor de la producción de frutas y hortalizas para los mercados cercanos y lejanos – Kullu es el corazón de la producción de la manzana en la India. El cuidado de los rebaños -anteriormente un componente integral del agro-pastoralismo de esta región – se ha vuelto cada vez más marginado. El turismo ha explotado. Grandes porciones del distrito se han establecido como parques nacionales y otras tierras reservadas. Y, por último, muchos de los arroyos, ríos y montañas están siendo aprovechados para proyectos hidroeléctricos.

Una parte de estos cambios profundos es el cambio generalizado en los derechos de propiedad. Los derechos consuetudinarios de agua están siendo alterados. Algunos derechos de uso forestal, legalmente otorgados durante el dominio colonial británico, se han suprimido. Y algo casi único en el distrito de Kullu: Los derechos a la tierra de los dioses locales se han transformado en propiedad privada. Una vez más, en Kullu, los acuerdos de propiedad están en movimiento, incluidos los derechos consuetudinarios sobre recursos de propiedad común.

Propiedad en movimiento

Experiencias como estas tres dan forma a mis pensamientos acerca de la propiedad, y sobre todo, acerca de la propiedad común. Estas experiencias – en diferentes contextos nacionales, en diferentes momentos y en diversos entornos naturales – cada uno, y juntos, llaman la atención sobre un esfuerzo humano común:

  • La construcción de la propiedad,
  • La desmantelación de la propiedad, y
  • La re-elaboración de la propiedad.

Quizá necesitamos una nueva palabra para capturar esta idea -no sólo la propiedad como un sustantivo – sino como un verbo, “propietizar” [“to property” en inglés]. Como si dijéramos, una gran cantidad de propietización está ocurriendo en mi región; o mis derechos de agua han sido re-propietatizados. Se pueden considerar las posibilidades.

Este es el contexto más amplio en el que se producen nuestros estudios de propiedad común y nuestros intentos de ayudar a los dueños de propiedades comunes – lo que podríamos llamar, la propiedad en movimiento. Por supuesto, que enmarcar el contexto de esta manera pone de relieve varios puntos importantes. Todos ustedes, como estudiosos de la propiedad común o actores en apoyo de los CPR, saben estas características de la propiedad. No obstante, antes de que nos sumerjamos en las discusiones detalladas de los casos particulares o dilemas particulares – es útil recordar estos conceptos básicos.

  • La propiedad es una construcción humana – no es una ocurrencia “natural”. Los acuerdos de propiedad establecen las normas relativas a cómo las personas se relacionan entre sí con respecto a algún objeto, un pedazo de tierra, un pedazo de bosque, una corriente de agua, así como, una idea novedosa, una actuación musical original o un nuevo medicamento.
  • Los acuerdos de propiedad no son permanentes. Ellos pueden ser alterados cuando las nuevas ideas entren de moda. Pueden ser reformados en respuesta a las nuevas tecnologías. Pueden ser re-elaborados cuando cambia el poder político o económico.
  • Las situaciones de propiedad contienen múltiples formas de propiedad. En muchos casos, tal vez todos, varias formas de propiedad pueden coexistir en un lugar determinado. Los individuos pueden encontrar que al mismo tiempo tienen acceso a cosas que poseen individualmente, acceso a otras cosas de las que el Estado es propietario y aún acceso a otras cosas que poseen en común con algún grupo definido. Cada una de estas diferentes alternativas de propiedad se construyen y pueden estar cambiando por una reacción entre sí o con otros factores.

Y los bordes de la propiedad a menudo son, lo que algunos de ustedes han empezado a llamar, borrosos. Las normas de propiedad tienen límites, que pueden ser ambiguos e imprecisos, y que a menudo incorporan excepciones y circunstancias especiales. Debido a que normalmente están en movimiento, en un momento dado pueden incluir inconsistencias internas y estar sujetos a diversas interpretaciones. El punto de vista ortodoxo, por supuesto, es que los derechos de propiedad son instancias de precisión y claridad. Por supuesto, muchos de ustedes han estado examinando cuidadosamente esta proposición y ofreciendo evidencias alternativas.

Los derechos de propiedad y sus arreglos probablemente siempre han estado en movimiento -siempre siendo modificados, ajustados y luchando para sobrevivir. Pero en nuestra época actual este movimiento es especialmente evidente. Yo quiero recordarles cuatro tendencias especialmente profundas:

  1. Grandes cambios en el gobierno estatal: La transformación de los anteriormente regímenes socialistas y los correspondientes cambios en los arreglos de propiedad que están en marcha – el movimiento de la propiedad estatal a la propiedad privada individual, o, a veces a regímenes de propiedad común. Se está realizando una excelente investigación sobre este tema y muchos de ustedes ya están familiarizados con estos resultados de la investigación, o puede encontrarlos fácilmente.
  2. Expansión dramática de mercado de la producción y diversas formas de capitalismo. Estas tendencias son especialmente evidentes en China e India, donde el pensamiento convencional asume que el desarrollo económico y el avance tecnológico requieren dueños de propiedad privada a fin de funcionar eficazmente. Los grupos de propiedad común suelen ser vistos como anticuados, lentos para cambiar y que carecen de los incentivos para la iniciativa empresarial.

3. Como un componente de la globalización, la inversión externa está impulsando los cambios de propiedad. Relacionado con el punto anterior, los inversores externos quieren tratar con un sector privado que luzca familiar a ellos – con las estructuras y las leyes que protegen la propiedad privada de la empresa. Las no familiares entidades de propiedad común son marginadas y evitadas, cuando es posible.

4. La cuarta tendencia importante es la continuación, no sin grandes luchas, de piezas importantes del mundo natural que permanecen bajo la soberanía y la utilización de los indígenas – típicamente en alguna forma de arreglo de propiedad común. Estos arreglos locales también están en movimiento – luchando por nuevas formas de equilibrar valores y prácticas de larga data con nuevas oportunidades y limitaciones.

Este es el contexto global en el siglo XXI y tiene profundas implicaciones en la forma en que la propiedad común es imaginada tanto por los grupos dentro y fuera de CPR. Este contexto también presenta grandes desafíos para los grupos de CPR para encontrar formas de adaptarse eficazmente a estas nuevas oportunidades y riesgos.

Paisajes de la propiedad

Sé que hay varias sesiones de la conferencia que se centrarán en las nuevas ideas teóricas y herramientas metodológicas para el análisis de la propiedad común. Aun cuando no quiero insistir en ese esfuerzo, quiero compartir con ustedes una idea conceptual que me parece prometedora.

En la actualidad, una de mis tareas más gratificantes es sirviendo en la junta de The Christensen Fund (también conocido por sus siglas, TCF), una fundación con sede en EUA. TCF está preocupado con la reducción de la diversidad cultural y biológica, en todo el mundo. Dado que el personal TCF decidió apoyar a esta Conferencia IASCP, que al parecer juzgaron que IASCP es una institución de este tipo. Para los propósitos de esta discusión, quiero tomar sólo una de las palabras de esa declaración para llevarla y explorarla con relación a nuestros intereses en relación a la propiedad. Esa palabra es “paisajes”.

El paisaje es un término asociado con una especialidad en ecología; previsiblemente llamada ecología del paisaje. Sin embargo, ha sido adoptada por un amplio grupo de escritores y analistas que se ocupan de los usos humanos del mundo natural – tal vez usted ha estado usándola en su propio trabajo. Una de las definiciones que pueden ayudar a nuestra discusión es la siguiente:

“Los paisajes son los ámbitos en los que los seres humanos interactúan con su entorno a gran escala kilómetros.”

En resumen, los paisajes se refieren a espacios grandes en lugar de pequeños. En relación con las experiencias que solía abrir esta discusión – distrito de Kullu en el norte de la India o el condado de Taos, en el norte de Nuevo México – podrían ser abordado como paisajes.

Una segunda y más matizada característica de un paisaje es que, por lo general, es un mosaico de parches de ecosistemas interactúantes que juntos comprenden un área espacial diversa. Esos parches pueden ser hábitats de ribera, pastizales, bosques, campos de cultivo intensivo, los asentamientos humanos – y así sucesivamente. El análisis del paisaje presta atención a las diversas piezas que constituyen el paisaje, e igualmente, a los importantes procesos y consecuencias de la interacción entre ellos.

Ahora, sabemos que los regímenes de propiedad también exhiben una considerable diversidad – lo que podríamos etiquetar diversidad de la propiedad. De hecho, podríamos pensar en la diversidad de la propiedad como un elemento biocultural importante, ya que la propiedad es una construcción que a menudo combina las ideas culturales y ambientales específicas, con diferentes consecuencias.

“Paisajes de propiedad” es un concepto que nos puede ayudar a descubrir – reconociendo que no todas las formas de propiedad son fácilmente legibles – y entendiendo la diversidad de la propiedad en una escala más grande – un analista trataría de identificar las diversas formas de propiedad existentes en un determinado paisaje y también tratar de descubrir las múltiples formas que tienen los arreglos de propiedad ahora, o cómo conectan, complementan o colisionan: Una especie de ecología del paisaje de la propiedad.

Lo que parece probable es que la mayoría de las personas y de las comunidades rurales del mundo operan en paisajes de propiedad que son cada vez más diversos – con múltiples formas de propiedad funcionando simultáneamente y con la acumulación de acuerdos pasados y actuales de propiedad. Al enfocarse en los paisajes de propiedad se podría comprender y evaluar mejor la interacción entre los diferentes tipos de propiedad. Uno puede mirar el patrón general de acceso de los hogares y las comunidades a la creación de recursos de propiedad común, recursos de propiedad privada, y recursos de propiedad estatal; la comprensión de cómo se amalgaman los diferentes tipos de propiedad, se entretejen, se constriñen y explotan para contribuir a los medios de vida, el bienestar comunitario y la salud ambiental. El examen de la posición de la propiedad común dentro de un panorama de la propiedad podría representar mejor la situación de los recursos de propiedad común en el siglo actual.

Sugiero que lo primero en la agenda de investigación y acción futura sea dar atención a estos paisajes de propiedad, incluida la atención en tanto “las relaciones locales de poder, la memoria histórica y la práctica y especificidad ecológica” [la prosa es de Jennifer Sowerwine]. Quizá algunos de ustedes ya están haciendo este tipo de trabajo, si es así tengo ganas de aprender sobre él.

IASCP en este siglo

Hemos estado hablando acerca de la propiedad común en este siglo. Ahora quiero hacer una rápida referencia al tema de la IASCP, nuestra organización, al comenzar la cuarta Conferencia IASCP del siglo XXI [¡Que deja 46 conferencias más que tendrán lugar este siglo!].

En primer lugar, vamos a echar un vistazo a lo que somos en esta conferencia.

  1. ¿Cuántos de ustedes son dueños tradicionales, administradores o usuarios de los bienes comunes? Por favor, levántense.
  2. ¿Cuántos de ustedes llevan a cabo investigaciones y / o enseñan acerca de la propiedad común? Por favor levántense, si es su caso.
  3. ¿Cuántos de ustedes trabajan con una ONG que es un aliado de grupos de propiedades comunes?
  4. ¿Cuántos de ustedes son miembros elegidos o designados de gobierno interesados en propiedad común?
  5. ¿Cuántos de ustedes aún no se ha levantado?

IASCP ha sido desde sus inicios un vehículo para la construcción de la comunidad CPR. Ha sido un instrumento clave para el intercambio entre académicos y practicantes, y cada vez más, líderes comunitarios. Además de ampliar la comprensión de la propiedad común, IASCP también ha tratado de inducir a la acción y la formulación de políticas.

IASCP ha evolucionado desde su creación y probablemente lo hará a lo largo de este siglo – nuevos e importantes servicios como la biblioteca digital se han puesto en marcha, han surgido nuevas modalidades de organización, tales como los grupos y reuniones regionales, y ha habido una continua presión para aplicar ideas de propiedad común a nuevos recursos y problemas como los llamados comunes de la humanidad. Aplaudo la energía creativa de los miembros y líderes IASCP que subyace a estas nuevas acciones.

Y más cambios se están planificando – la nueva Revista Internacional de los Comunes y ahora el cambio de nombre del IASCP. Permítanme arriesgarme a hacer comentarios sobre el cambio de nombre aprobado. Yo entiendo que la propuesta de dejar caer la palabra propiedad del nombre – dejando el nuevo nombre como, la Asociación Internacional para el Estudio de los Comunes – ha sido aprobado [por cerca de 100 personas]. Estoy seguro de que mucho se ha pensado en esta decisión y que es un mérito considerable por ser un cambio que podría ampliar el atractivo de la Asociación a un mayor número de académicos, activistas y otros. Presumiblemente, este cambio de nombre no eliminará la preocupación con la propiedad, en particular, con la propiedad común. Espero que la Asociación continúe acogiendo y cultivando la discusión de la teoría de la propiedad común, el análisis y la acción.

Sin embargo, también hay que reconocer que una preocupación con la idea de frontera de los Comunes podría resultar en una menor atención a las mismas cuestiones que han estado en el centro de las actividades IASCP – ya que se supone que el número de días disponibles para conferencias globales y regionales no es infinitamente ampliable ni son el número de páginas disponibles en el CPR DIgest.

Dada la importancia duradera de las cuestiones de propiedad para los problemas críticos como la conservación del ambiente, la gestión de los recursos naturales con cuidado, y la mejora de los medios de vida y el bienestar de millones de personas en todo el mundo rurales – todos los temas que serán cubiertos en abundancia en la reunión – uno quizás pueda considerar cambiar el nombre con una dirección diferente, por ejemplo, la Asociación Internacional para el Estudio de los Arreglos de la Propiedad. Esta nomenclatura mantendría la propiedad central, sino ampliar para incluir explicitamente muchas formas de propiedad. Sin embargo, esta cuestión ha quedado integrada. Mi esperanza es que se siga manteniendo la propiedad como una preocupación central.

Por último, quiero volver al punto clave, de nuevo regreso a mi presentación – y, terminar con un comentario acerca de la propiedad común en el resto de este siglo. Creo que debemos seguir analizando y comprendiendo, y en algunos casos facilitar, el movimiento de los paisajes de propiedad, incluidos los arreglos de propiedad común, en todo el mundo – no por miedo a que la propiedad común desaparecerá, pero basados en la esperanza de que la propiedad común seguirá siendo una opción de propiedad que funciona bien para algunas personas y recursos en situaciones seleccionadas.

Por supuesto, hay que reconocer el carácter indeterminado de los tiempos que se avecinan – el futuro es probable que se componga de una amalgama de las características profundamente familiares y totalmente novedosas e inesperadas. Sin embargo, sugiero que en que en este futuro, menos que claro, los arreglos de propiedad común seguirán siendo una parte importante de la mezcla – una opción que puede ser ejercido por aquellos que optaron por hacerlo.

Más o menos cosas pueden ser de propiedad en común, las reglas de propiedad común pueden tomar nuevas formas y la opinión pública mundial pueden inclinar hacia o fuera de la propiedad común. Sin embargo, los arreglos de propiedad común son altamente propensos a sobrevivir – y sugeriría incluso a prosperar, a medida que se transforman en direcciones que aumentan su efectividad y eficacia en el siglo XXI.

Creo que este será el caso porque:

  • Lo local sigue siendo importante
  • Cada vez más, emergerán contextos disímiles mientras las tendencias globales son moldeadas por las fuerzas locales, lo cual crea nuevas oportunidades para CPR,
  • Por lo tanto, los paisajes de propiedad seguirán siendo una amalgama de la diversidad. No: Una talla para todos.

IASCP, quizás también transformada, tiene que seguir su misión de reforzar la teoría y la práctica de la propiedad común en un mundo que es a la vez cultural y biológicamente diverso y en movimiento.

Dejar respuesta